Turkana en familia

El primer europeo en entrar en la tierra de los Turkana fue el conde Samuel Teleki von Szek, cuya expedición llegó a Turkana en junio de 1888. Fue precedido por caravanas swahili en busca de marfil que llegaron por primera vez en 1884. Al mismo tiempo que el Swahili llegó al sur de Turkanaland, cazadores de marfil etíopes comenzaron a llegar por el norte. En unos pocos años se produjo un período de conflicto entre los británicos y los etíopes sobre la dominación colonial del Turkana, que duró hasta 1918.

Brazalete guerrero Kenia

Los Turkana creen en un solo Dios, Akuj, que se cree omnipotente pero que rara vez interviene en la vida de las personas. El contacto entre Akuj y la gente se canaliza a través de un adivino, o emeron. Todos los adivinos vienen de un clan particular y se cree que tienen el poder de interpretar los sueños, predecir el futuro, curar a los enfermos, y hacer la lluvia. Hay una serie de gradaciones en el poder de los adivinos, de aquellos que predicen el futuro lanzando sandalias o leyendo intestinos, a aquellos que pueden hacer la lluvia. Aunque los Turkana creen en el poder de los emeron, también son escépticos de los del clan Emeron, que dicen tener poderes místicos, pero no logran demostrar ese poder en la vida cotidiana.

Protector Turkana 2 Kenia

La influencia política se obtiene a través de la edad, la riqueza, la sabiduría y la habilidad oratoria. La organización social de los Turkana puede ser vista como dos sistemas de relaciones sociales que funcionan simultáneamente. Un sistema se basa en el territorio y los derechos en pastizales y agua, la otra se basa en el parentesco, las relaciones entre los individuos y los derechos en el ganado y el trabajo.

Puño Kenia

Una de las unidades fundamentales de la organización social turkana es el clan patrilineal exógamo (ateker o amachar). Hay veintiocho clanes entre los Turkana. Algunos de los clanes más pequeños, sin embargo, están bastante localizados. Cada clan está asociado con una marca particular para su ganado, y un individuo puede identificar a un pariente en una nueva ubicación de esta manera. Los miembros del clan se llaman mutuamente para pedir ayuda en tiempos de necesidad, pero la pertenencia a un clan implica más una oportunidad para que un individuo busque ayuda que una obligación por parte de la persona de quien se solicita.

Bar Turkana Kenia

Durante los años 70 se hicieron grandes esfuerzos para ayudar a los Turkana a integrarse en la economía keniana. Sin embargo, las relaciones antagónicas entre Turkana y sus vecinos continuaron, y por los años 80 el distrito entero fue considerado altamente inseguro. La inseguridad combinada con dos severas sequías a principios de los años ochenta frenaron los esfuerzos de desarrollo de la población. A pesar del crecimiento de los asentamientos, la zona sigue siendo remota, insegura y relativamente subdesarrollada.

Turkanas charlando Kenia

Los tatuajes también son comunes y suelen tener un significado especial. Los hombres son tatuados en los hombros y el brazo cada vez que matan a un enemigo, el hombro derecho para matar a un hombre, el izquierdo para una mujer. Así es la vida de este pueblo siempre dispuesto al combate y a la lucha, sea contra sus enemigos o contra las inclemencias del clima.

Niño turkana y abuelo Kenia

Los hombres se convierten de niños a guerreros a través de una ceremonia que implica matar a un animal. Una vez hecho ésto, los ancianos abrirán el estómago del animal y frotarán todo el estiércol en su cuerpo, lo que supone una manera de bendecirlo.

Turkana con gafas Kenia

Pero la joyería no es sólo para las mujeres. Los hombres también usan decoraciones elaboradas. Unos se ponen ornamentos en las orejas, o se perforan la parte inferior del labio de abajo para encajar algún objeto. Los collares también son utilizados, al igual que alguna gafa si ésta cae en sus manos. La influencia del exterior va entrando en las culturas tradicionales.

El mundo está en una era de cambio de la que nadie se podrá escapar. Quiénes conseguirán vivir aislados de la globalización?

Etiquetas:

Deja un comentario